La ‘Diva de la Banda’ abrió el camino para las intérpretes femeninas en el regional mexicano.

Jenni Rivera fue la mariposa guerrera, la que iba contra la corriente. En una época en la que la música grupera estaba de moda dentro del regional mexicano, Jenni incursionó en la banda, música de rancho que la remontaba al Jalisco de sus padres.
“Habían todos estos bombones en la industria, pero la banda eran sus raíces”, dijo Pete Salgado, quien fuera representante de Jenni Rivera por una década y hasta el momento de su muerte, a Univision Entretenimiento. Artistas femeninas como Ana Bárbara, Pilar Montenegro, Alicia Villarreal triunfaban en la escena del regional mexicano. Pero Jenni era mexicoamericana, con sensibilidad del norte de la frontera y tenía mucha actitud, era atrevida. “Jenni hizo música tradicional con audacia y viviendo un estilo de vida del latino de Estados Unidos”, dijo Salgado.
El legado musical de Jenni Rivera se basa en su atenticidad como intérprete y su visión para el negocio. De hecho, Salgado asegura que para él, el éxito no tiene que ver necesariamente con habilidad artística. “La música es desechable, especialmente ahora. El artista tiene que compartir un estilo de vida, contar una historia.” Jenni no tenía muchos temas originales, hacía covers de otros artistas, pero aún así sus fans conocían las canciones como suyas.
Sí, Jenni tuvo una carrera muy fructífera, con 13 discos de estudio y 8 discos en vivo discos en su haber, agotando entradas en el Staples Center en Los Angeles en su natal California, la primera artista de regional mexicano en lograrlo. Además de la banda, incursionó en el narcocorrido, el pop, ranchera y mariachi.
Según Salgado, Jenni se enganchó de banda porque como los hombres “malos” lo hacían, ella también quería hacerlo. Cuando entró en México, hubo resistencia. “No estaban acostumbrados en ver a una mujer hablando groserías [como lo hacían los hombres],” dice Salgado. Todos estos hombres machotes nos miraban mal, pero sus mujeres estaban encantadas. Y como dicen, “happy wife, happy life”, y funcionó”.
Justino Águila, periodista de música que entrevistó a Jenni a través de los años, recuerda lo duro que fue para ella forjar un espacio en la industria del regional. “Si eres alguien nacido en Estados Unidos, tienes que ser muy muy bueno. A ella le costó al principio. Este año fue el año de la mujer defenderse y decir lo que piensa, pero Jenni estaba haciendo eso desde el principio de su carrera. Los hombres no la tomaban en serio, pero ella fue persistente y agresiva. Podía ser dulce, pero inteligente y pícara, autoritaria”.
Su disco ‘Mi Vida Loca’ de 2007 fue el primero de su discografía en alcanzar la cima de la lista de Álbums de Regional Mexicano de Billboard. Hasta la fecha, es la artista femenina con más discos en la lista. La razón de la popularidad de este disco: Jenni era un libro abierto en su música. “Mi vida ha estado tan expuesta en los medios que me di cuenta que debía yo misma ser la fuente, en mis propias palabras y a través de mi música”, dijo Jenni a la revista Billboard en 2011. “Quería aclarar las especulaciones sobre mi vida privada”.
“Cino años después, veo sus huellas en la industria. Artistas latinas como Helen Ochoa, Victoria La Mala, Cynthia Silvia La Grande de la Banda, y es gracias a Jenni”, dice Salgado.
Todos estos logros de Jenni no se deben a innovaciones musicales, sino a la conexión con el público, su destreza de comunicarse con la gente a través de su participación en la televisión y su show de radio. “Caminábamos por aeropuertos y habían mujeres cubanas, dominicanas que escuchan la música banda pero la conocían a ella”, dice Salgado. “Jenni era buena vendiéndose. Pudo compaginar la música y el negocio,” dice Águila. “No tenía pelos en la lengua”.
Al pregunarle a Salgado como se imagina a una Jenni Rivera hoy en día, no tiene que ver con la música. “Estaríamos conquistando los Estados Unidos”, dice. “Ella estaría a cargo de su imperio multimedia, haciendo su programa de televisión estilo Oprah, ejerciendo de mamá. Nadie se queda en la cima de la música por siempre y ya habíamos empezado a transicionarla a otros negocios”.
El proyecto inconcluso de Jenni fue el disco en inglés, el cual quedó grabado pero debido a problemas legales aún no visto la luz. Una vez lo podamos escuchar, se abrirá un nuevo capítulo en el legado de Jenni Rivera.